Introducción

La alergia a los frutos secos y los cacahuetes se encuentran entre las alergias alimentarias más comunes tanto en niños como en adultos.

Estas alergias pueden ser muy peligrosas, especialmente si no se toman precauciones para evitar el “fruto seco” o “frutos secos” en cuestión.

Aquí hay algunas cosas que debe tener en cuenta, en caso de que usted o algún conocido sea alérgico a los frutos secos.

Síntomas de las alergias a los frutos secos y/o legumbres

 

Cuando una persona tiene alergia a los frutos secos, su sistema inmunológico reacciona a estos de la misma manera que a cualquier otra sustancia dañina que ingresa en el cuerpo. Esto hace que el sistema inmunológico libere sustancias químicas para proteger al cuerpo de la “amenaza”.

Uno de estos químicos, la histamina, es la causa de la reacción alérgica que experimenta el individuo.

Los síntomas más comunes incluyen: secreción nasal, estornudos, dolor de garganta, sarpullido y urticaria. Sin embargo, pueden aparecer síntomas mucho más graves, como vómitos o dificultad para respirar. En los casos más extremos, la anafilaxis puede llegar a ocurrir, lo que significa que la vía aérea se inflama y hace que la respiración sea muy difícil o incluso imposible.

Pruebas para alergias a estos alimentos

Debido a que las alergias a los frutos secos pueden provocar reacciones tan severas, es vital que identifique las alergias a los frutos secos tan pronto como sea posible. Si sospecha que existe una alergia alimentaria de cualquier tipo en usted o en un ser querido, es importante que visite a un alergólogo para realizar las pruebas de alergia de manera gratuita.

Referente a este tema hay que tener en cuneta dos tipos de alergias que se confunden con mucha asiduidad, por ser muy parecidas, pero realmente son diferentes. La alergia a los frutos secos y la alergia a las legumbres, en concreto la alergia a los frutos secos y a los cacahuetes.

Los cacahuetes son legumbres en lugar de frutos secos, por lo que ser alérgico a los cacahuetes no significa que sea automáticamente alérgico a los frutos secos.

Un alergólogo puede realizar una prueba en la que se coloca una pequeña cantidad de la esencia del alérgeno en forma líquida en la piel y luego se pincha o se rasca en el sitio de cada muestra.

Si aparecen manchas rojas y elevadas, significa que la persona probablemente tenga una alergia. Pero, en el caso de una alergia alimentaria, es posible que los médicos quieran realizar pruebas adicionales, como realizar un análisis de sangre, solo para estar seguros.

Vivir con alergias

 

Una vez que el alergólogo haya determinado el tipo y la gravedad de su alergia a los frutos secos, pueden recomendarle los pasos a seguir para evitar una reacción alérgica. Por supuesto, lo más importante es evitar ingerir alimentos que contengan frutos secos. Esto no siempre es fácil, porque algunas comidas que no contienen como ingrediente los frutos secos, pueden tener restos o trazas de estos debido a la contaminación cruzada.

Los fabricantes de productos alimenticios en la Unión Europea y en los Estados Unidos deben indicar en su etiqueta si los alimentos contienen frutos secos o están preparados en una instalación en la que se trabaja con estos.

Siempre revise las etiquetas de los alimentos para ver estas advertencias, así como la lista de ingredientes.

También, asegúrese de que cualquier persona que prepare o manipule alimentos para usted esté al tanto de su alergia, para que pueda tomar las precauciones necesarias y mantener a raya cualquier rastro de alergenos.

Estas son algunas de las cosas que debe tener en cuenta si tiene alergia a los frutos secos. Además, su alergólogo podrá brindarle información relacionada específicamente con usted y su cuerpo.

Recuerde que es extremadamente importante evitar cualquier rastro de frutos secos en sus alimentos y revisar cuidadosamente todas las etiquetas de estos que puedan advertirle sobre los frutos secos que contengan. Si puede evitar el contacto con alérgenos, podrá evitar tener una reacción alérgica. 😊

 

Diferencia entre frutos secos y legumbres

Los frutos secos son los frutos comestibles de algunos árboles y arbustos que, normalmente, están envueltos en una cáscara dura y tienen un bajo contenido en agua (a partir de menos de un 50%).

Las almendras, pistachos (pelados, mondados), nueces (chilenas, estadounidenses, cantonesas), piñones, avellanas, pipas, anacardos, castañas.

En cambio, las legumbres son un tipo de semilla seca comestible que crece en las plantas, protegidas por una envoltura “blanda” (tipo leguminosa) que se cosecha para obtener dicha semilla.

Los frijoles, lentejas, garbanzos, alubias, altramuces, cacahuetes, habas o guisantes.

Compartir producto por:

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
  • Registrarse
¿Perdiste tu contraseña? Por favor ingrese su nombre de usuario o dirección de correo electrónico. Recibirá un enlace para crear una nueva contraseña por correo electrónico.
0
Su carrito
Abrir chat
1
💬 ¿Preguntas?
Hola, 👋
¿En qué podemos ayudarle?
Powered by